Mascotas

Si tuvieras una mascota… ¿Qué elegirías?

Pues yo, personalmente, me decanto por los gatos y los perros.

No voy a elegir sólo uno, y el día que independice totalmente, quiero estos dos animales.

No voy a negar que haya tenido otro tipo de mascotas, ya que tuve dos cobayas y unos cuantos peces, pero no es lo mismo que tu mascota o bien te persiga por casa, o bien te vaya a recibir a la puerta, como se da en el caso de los gatos, y de los perros.

Pues… ahí va mi selección de perros y gatos, y al final el perro gato elegido por mi novio, ya que a falta de pan buenas son tortas, y si los dos podemos tener lo que queremos… (Risas)

Elección perruna número uno:

El Akita Inu.

Aún me acuerdo de mi abuelo contándome la historia de Hachi, y eso que era tan sólo un proyecto de persona, con unos 3 años o 4.

El Akita Inu es uno de los perros Japoneses que me encantan, y a pesar de tener esa carita de bonachón, suelen ser considerados PPP (perros potencialmente peligrosos). Aunque yo sigo en hincapié de que sería genial criar a mis hijos con uno de estos, ya que defiendo que la culpa no es del animal, si no de la persona que lleve la correa. A no ser que se te ocurra la genial idea de cazar un lobo, echarle bozal y correa y creerte que es un perrito dócil.

Y hablando de lobos, aquí va otro wonderful dog, que me encanta, también japonés.

Shikoku Inu, también conocido como perro lobo, originalmente de la isla de Shikoku, Japón.

No tengo mucho que decir, admirad a esta belleza asiática, tan solamente, y dejaos enamorar.

El siguiente en nuestra lista es un clásico fortachón:

Rottweiler, o para mí la mejor mezcla de dos chocolates (Risas)

Este perro siempre me ha gustado, siempre teniendo en cuenta de que crecí con la leyenda de Charuto, o el Doberman ganador de múltiples premios del hermano de la canguro que más años tuve. Siempre me he dicho, que los Rottweilers son Dobermans cachas (Risas).

Otro fortachón, que es un caballo de perro (Risas)

El Dogo Argentino. Y que conste, que ¡No me gustan con las orejas cortadas! Si quiero que mi perro de miedo, le pongo una máscara del títere de Saw (Risas).

Es enorme, es precioso, y me encanta. Fin.

Y por último, pero no menos querido o mejor, mi último descubrimiento:

El Thai Ridgeback. Que ¿porqué pongo dos fotos? Pues porque aparte de que este animal me encanta en todos sus colores… La versión en negra me recuerda a una encarnación de Anubis. ¿Quién no quiere tener a un dios egipcio en casa? (Risas)

Y ahora, les toca a los señores de las alturas medias (Risas), o sea, los gatos.

Pues como hemos acabado con el Thai, sacaremos la versión felina (de color) de uno de ellos:

El gato azul ruso. De pequeña tenía una, la adoraba, se llamaba Bita. Era genial, me esperaba siempre que iba al súper o al cole, delante de la puerta, dormía conmigo, y si a alguien se le ocurría (a mí no, me gustaba dormir con ella) cerrar la puerta de mi habitación y dejarla fuera, maullaba hasta el dolor hasta que alguien le abría la puerta (yo no, porque tenía un sueño profundo, que hasta podía sonar una alarma nuclear, y ni siquiera gimoteaba).

El siguiente en nuestra lista comparte algo de similar con la chica-icono del blog: la heterocromía.

El Khao Manee, también conocido como Ojo de diamante, es un gato adorablemente precioso. Lo curioso es que al parecer, sólo está en blanco, y no todos salen con heterocromía, aunque sí una gran mayoría.

Nuevo escalón en la lista:

El bobtail japonés.

No, nadie ha mutilado a este ser majestuoso. Tiene la cola similar a un conejo, genéticamente, y además… ¡Salta como un conejo!

Si es que lo que no tengan los japoneses… (Risas)

Personalmente, he de agradecer a mi amiga E. que me proporcionó la iluminación para el descubrimiento de este gato:

El Scotish Fold. Esta cosita dulce es una raza de gatitos que son peculiares por sus orejitas dobladas, pero lo más interesante es que son particularmente más cariñosos que los demás gatos. Son casi como los mapaches: necesitan atención diaria del dueño, o de lo contrario, se ponen tristes.

Y finalmente, los chiquitines más curiosos y juguetones del momento:

Los gatos Munchkin. Son gatitos, también genéticamente con las patas más cortas y el cuerpo más alargado. Pero eso no le quita energía y agilidad, y por lo visto, les gusta mucho correr y jugar.

Así que mi reflexión es: me encantan estos bichitos. Gatos o perros, pero no perros Vs gatos. Me gustan ambos, y los quiero a ambos. En la vida no hace falta elegir siempre una sóla banda.

Ah y no me olvido de la recomendación de mi querido señor novio.

El Maine Coon. (Risas)

Para qué disputar entre gato o perro, si puedes tener un gato que es como un perro, es enorme y además le puedes enseñar a traerte cosas (Risas)

Finalmente, os dejo un par de páginas sobre perros y gatos, sobre las razas y detalles en sí, pero sobre ambos bandos, felino y perruno. (:

http://informeperros.com/ y http://www.mundogatos.com/

Anuncios
Estándar