Cuidados para él

Cuidados para él

Bueno. Como dice la cabecera, un poco de todo con una gran pizca de nada.

Y en esto también va el cuidado de la piel. Porque, como muchos que me conocen, tengo algún que otro problemilla con mi piel. Es sensible, es delicada, y sobre todo es muy, muy, muy, seca.

Y como a mi señor novio le resulta muy difícil seguir la rutina de ponerse las cremitas después de cada ducha (se supone que es más fácil que se acuerde cada mañana, al lavarse la cara, pero a esas horas, uno está demasiado dormido [Risas])

Pues empecemos por él, ya que les suelen dar menos importancia a los chicos, pero el mero hecho de tener que afeitarse ya implica atacar a la piel.

No puedo creer que esté escribiendo esto (Risas).

Al meollo (me he sentido tentada de decir, ¡Al Turrón!)

Pues chicos, si os vais a afeitar, os aconsejo que lo hagáis después de la ducha. Los poros se dilatan y la barba está más blandita.

Si no podéis ducharos, porque vais escasos de tiempo, pues dos opciones: una toalla de estas pequeñitas, la mojáis en agua caliente, y os la ponéis en la cara, o bien, os laváis la cara con agua caliente.

Y ahora, el afeitado en sí. Recordad que tenéis que hacerlo, primero en la dirección del crecimiento del vello, y luego en dirección contraria para un afeitado preciso: porque si lo hacéis directamente en dirección contraria al vello, aunque sólo sea una pasada, irrita más los poros, y la probabilidad de que os salgan granitos es mayor.

Recordad dejar las zonas más “fácilmente irritables” como la zona de los labios, mentón y mejillas, para el final, ya que al estar en contacto con el gel o la espuma, se ablanda el vello, y es más sencillo, y menos probable de que se irrite la zona.

Para finalizar, lavarse la cara con agua fría refrescará la piel (en conjunto) y cerrará los poros. Al secarse la cara, es muy importante o siguiente: haced una bolita con la toalla y secáosla dándoos pequeños toques con esa bolita por toda la cara. Recordad que la cara está sensible, y al final de cuentas, acabará seca igual, sólo que de esta manera, la respetáis y cuidáis más.

Y ya, una vez esté hecho todo el trabajo duro, llega la hora del after shave. Podéis elegir entre poneros un after shave, tal cual, sin alcohol, o bien una crema hidratante baja en aceites, de modo que no llenáis los poros de grasa y así también se evitan los granitos.

Los chicos que elijáis poneros crema, dedicaros unos minutos, haciendo círculos en la zona de los ojos, y la zona de la pata de gallo, ya que con el tiempo las zonas que dan los primeros problemas a los chicos, son esas.

Por cierto recomiendo muy fuertemente (Risas) la gama Nivea for Men, sobre todo para chicos con pieles normales a grasas, especialmente estas (por orden, el after shave, la crema facial y el roll-on para la zona de ojeras/bolsas):

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s